Gracias por visitar nuestro sitio web, esperamos poder ayudarle.
LA MALARIA MATA A UN NIÑO CADA MINUTO | E-plagas.com
349499
post-template-default,single,single-post,postid-349499,single-format-standard,eltd-cpt-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,moose-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_with_content,width_370,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

LA MALARIA MATA A UN NIÑO CADA MINUTO

LA MALARIA MATA A UN NIÑO CADA MINUTO

 

 

La organización Medicusmundi advierte que la mitad de la población del mundo está en riesgo de contraer el paludismo.

La malaria es una de las enfermedades con mayor índice de mortalidad en el mundo: aproximadamente 600.000 muertes al año y cerca de 200 millones de casos clínicos. «Se puede decir que cerca de la mitad de la población mundial, 3.300 millones de personas, está en riesgo de contraer paludismo. El mal que transmite el mosquito Anofeles es curable y erradicable. Los más optimistas, como el español Pedro Alonso, al frente de la lucha contra la enfermedad desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), apuestan por una fecha no lejana: 2020», asegura la organización Medicusmundi, en un comunicado.

A propósito del Día Internacional de la lucha contra la Malaria, celebrado este jueves, Medicusmundi recuerda que se calcula que los esfuerzos mundiales por controlar y eliminar el paludismo han salvado 4,3 millones de vidas desde el año 2000, al reducirse las tasas de mortalidad en un 47% en todo el mundo. Y en un 54% en África, que registra el 80% de todos los casos del planeta.

Sin embargo, la organización advierte que la enfermedad continúa cobrando vidas, y mata a un niño cada minuto en el mundo. La malaria se ceba especialmente con las mujeres embarazadas y los niños menores de cinco años, cuyo porcentaje de mortandad se estima en el 78%, indica Medicusmundi.

Metas de la comunidad internacional

Pero el control de la enfermedad aún está lejos de la meta que la comunidad internacional se puso en la Asamblea Mundial de la OMS en 2000 (75% para el año 2015). «Si escrutamos los datos a nivel mundial vemos que sólo 59 de los 103 países que en el año 2000 tenían una transmisión activa de malaria están alcanzando el Objetivo del Milenio de reducir su incidencia. Estos 59 representan apenas un 4% del total de los casos mundiales», señala el comunicado de Medicusmundi.

Pese a estos avances, 44 países quedan fuera de esta meta. La organización Medicusmundi alerta sobre la ralentización producida entre 2011 y 2012 en la tasa de mortalidad. «Lo mismo sucede con la financiación de los programas de la lucha contra la malaria. Esta desaceleración es preocupante dado que nunca se ha alcanzado una financiación suficiente (los expertos la cifran en 5.100 millones de dólares)», agregan.

En 2012 se aportaron 2.500 millones de dólares, menos de la mitad de lo necesario. Pero millones de personas no tienen todavía acceso a las medidas preventivas terapéuticas y de diagnóstico. En estos 44 países los datos generados en los sistemas nacionales de información sanitaria siguen siendo incompletos o incoherentes por falta de recursos, según Medicusmundi.

El diagnóstico del mal

En 2012 los sistemas de información sanitaria de rutina detectaron sólo el 14% de los casos de paludismo en el mundo: el diagnóstico de la malaria (fiebre alta, dolor muscular y vómitos) se realizaba a través de la clínica y no por laboratorio, cuando la diagnosis de esta enfermedad se puede confundir con otras patologías. «Esto obliga a trabajar con estimaciones, lo que no deja de ser un riesgo», indica Medicusmundi. Para la orgnización otro aspecto preocupante es que el 76% de esos 2.500 millones fue aportado por la ayuda internacional, lo que supone «una dependencia externa casi total por parte de los países afectados, lo que genera que no puedan liderar la toma de decisiones, y que se establezcan programas verticales fuera del control del ministerio de salud».

El continente africano, sobre todo en los países de ingresos más bajos, es el más castigado por el mosquito Anopheles. El parásito Plasmodium falciparun, que transmite con su picadura, es el responsable del 92% de todas las muertes en poblaciones pobres y marginadas.

La mosquitera con insecticida

El arma más efectiva en la lucha contra la malaria sigue siendo el mosquitero tratado con insecticida o MIT. El 2014 fue el año de entrega más voluminosa hasta el momento, con acceso a casi la mitad de la población en riesgo, frente al 2% del 2004. En cuanto a las mujeres embarazadas que reciben un tratamiento preventivo intermitente ha ido aumentando sin llegar a los objetivos, pero al menos el 57% recibe mínimo una dosis.

El rociado residual intradomiciliario, sin embargo, disminuyó. Sólo se protegió con esta profilaxis al 7% de la población en riesgo. Paralelamente, el mosquito ha ido desarrollando una resistencia a los insecticidas, sobre todo a los piretroides (el más usado en el control de la malaria), así como a los tratamientos antimaláricos. El parásito Plasmodium falciparum se ha vuelto resistente a la Artemisinina y a la mayoría de los tratamientos antimaláricos disponibles en Camboya, Myanmar, Laos, Tailandia y Vietnam.

Una campaña en redes sociales

Este jueves, Día Mundial de la Malaria, se realiza una campaña por las redes sociales para sensibilizar a la población mundial sobre el impacto de la enfermedad. Algunos de los mensajes que se divulgarán a través de Twitter son los siguientes:«¡Más de 4,3 millones de vidas salvadas por malaria desde 2000! Debemos acelerar el progreso ahora a #DefeatMalaria o nos arriesgamos a perder lo ganado #DíaMundialMalaria», o «55 países están en el camino de reducir los casos de malaria en un 75 %, 26 de ellos están trabajando para eliminar la enfermedad totalmente. Podemos #DefeatMalaria».

Fuente

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Términos de Uso

ACEPTAR
Aviso de cookies